Consideraciones para ayudar responsablemente

13 de Abril 2020

Ayudar porque quieres y porque consideras que otras personas tienen necesidades también implica actuar con responsabilidad. Esta publicación forma parte de la serie: Cómo ayudar durante la pandemia COVID19 en Guatemala.
Consideraciones para ayudar responsablemente
Procura ayudar a quienes más lo necesitan. Los adultos mayores son personas muy vulnerables en situaciones de pobreza, salud, e incluso en tareas simples para ti como ir de compras (con o sin recursos).
Evita transmitir el mensaje equivocado.
Recordarás personas pidiendo dinero en las calles y avenidas, extienden su mano, o tocan el vidrio del vehículo en el que viajas y te piden un Quetzal: personas vendiendo chicles, dulces o galletas, también caminando entre las filas de vehículos. Muchos deciden regalar monedas y billetes a quienes simplemente piden porque parecen verdaderamente pobres.
Quizá notes que muchas veces que quienes intentan trabajar no reciben absolutamente nada, nada, mientras quienes simplemente extienden la mano sí.

Ayudar y cómo hacerlo es una decisión personal, simplemente recuerda situaciones como estas que transmiten un mal mensaje con repercusiones sociales: que es mejor parecer lo más necesitado posible que intentar trabajar. Que trabajar honradamente no tiene valor y que es más práctico pedir. Que entre una persona que intenta trabajar y una que se ve desesperadamente necesitada… la segunda recibirá ayuda más rápido.

Trabajo versus sin trabajo

Es posible que consideres a las personas sin trabajo como más vulnerables y tienes razón, pero ése no es el tema, existen personas que no trabajan (ni lo intentan), porque saben que así son mejor vistos ante los ojos de personas que se compadecen. Y muchos otorgarán ayuda a quienes no trabajan mientras quienes sí lo hacen y están a la par: serán ignorados. Muchas personas al ver estas situaciones piensan: "mejor dejo de trabajar y simplemente pido, me irá mejor".

Te recomendamos leer la nota sobre cómo saber si alguien realmente necesita ayuda. Aquí nadie pretende decirte qué hacer, solo que reflexiones, al final ayudar, cómo y a quién, es decisión personal, tú decides.

Ayuda a quien tú quieras ayudar, los adultos mayores son muy vulnerables. Y si aceptas sugerencias: no ignores a quienes intentan ganarse la vida trabajando.

Lo compartimos porque aprendimos

Si te estás preguntando por qué escribimos de esta forma, te compartimos como referencia que en diversas ocasiones durante años, nosotros mismos participamos en ayuda social en las calles, barrancos, hospitales, orfanatos, pueblos, iglesias y sitios de vulnerabilidad económica-social, y así aprendimos. 

Tuvimos también la oportunidad de participar en jornadas de ayuda en entidades que ya se dedican a ello, con profesionales que tuvieron la amabilidad de corregir nuestros errores, enseñarnos y explicarnos el por qué se procede de ciertas formas. Y repetimos: así aprendimos formas más responsables de ayuda.

Lee más publicaciones de: Viajes y turismo