Parroquia Santiago en Esquipulas

12 de Noviembre 2017

Ubicada frente al Parque Plaza de la Marimba en Esquipulas, la Parroquia Santiago Apóstol es un hermoso e histórico santuario que albergó la venerada imagen del Cristo Negro en el siglo XVII. Su construcción inició en 1680 y finalizada dos años después. Fue y sigue siendo un área que recibe a miles de peregrinos cada año, y que además de sus tesoros religiosos cuenta con atracciones turísticas y naturales.
Parroquia Santiago en Esquipulas

Área de constante peregrinación

En 1594 los pobladores de la entonces "Villa" encargaron la creación de una imagen de Cristo, así nació el Cristo Negro en manos del escultor Quirio Cataño, quien la finalizara y entregara para 1595, un año después. Dicha imagen ha sido catalogada como milagrosa, y pronto el área se convirtió en una región visitada por numerosos peregrinos, incluyendo visitantes de lo que hoy geográficamente son países vecinos.
-
Para 1680 se inicia la construcción del templo de Santiago Apóstol, mismo que finalizaría en dos años. Aquí se entregó la imagen del Cristo Negro para ser resguardada y venerada. Pronto las peregrinaciones se volvieron masivas y se requirió un espacio mayor. Así, en 1740 el entonces Obispo Fray Pedro Pardo de Figueroa encargó la construcción de un nuevo templo, mismo que hoy conocemos como la Basílica de Esquipulas, hogar del Cristo Negro. La imagen fue trasladada y se cuenta con una mayor construcción capaz de recibir a más visitantes.
-
La Basílica de Esquipulas se puede apreciar desde la calle frontal de la Parroquia Santiago Apóstol. La vista desde el campanario principal es particularmente hermosa. Fray Pardo falleció precisamente en una visita a la Basílica y fue enterrado en un área especial de la misma, según sus mismos deseos y última voluntad.
-

Cómo llegar

La Parroquia de Santiago sigue siendo a la fecha un templo activo al servicio de la comunidad. Se encuentra justo al frente de la Basílica de Esquipulas, se sigue la calle, recto hacia arriba aproximadamente un kilómetro. Es hasta el día de hoy un punto de celebraciones religiosas, sociales y en conjunto con la Plaza de la Marimba un centro cultural distinguido de la región.