Los Esclavos

29 de Junio 2015

Rumbo al vecino país El Salvador, aproximadamente a 80 kilómetros de camino desde la capital de Guatemala, se encuentra el Puente y Río Los Esclavos, y su respectivo turicentro famoso por la calidad de sus comidas. 


Este lugar es conocido por su puente, su turicentro y el caudaloso río Los Esclavos que ahora provee de electricidad a la región por medio de la hidroeléctrica ubicada a un costado del puente. Con casi 500 años de existencia, aún se muestra sólido y permanece en pie a pesar de los temblores y terremotos acontecidos en Guatemala.

Los Esclavos

Tiene una leyenda curiosa... Se dice que en el pasado fue planificada su finalización y era virtualmente imposible por los retrasos en su construcción. Sin embargo uno de los encargados invocó al demonio e hizo un trato... su alma a cambio de ver terminado al siguiente día la obra.

Al otro día el puente estaba finalizado pero el personaje se arrepintió del trato. Se le apareció el demonio y le reclamó y tras una lucha, el demonio lanzó una patada que esquivó el personaje y fue a dar al puente, arrancando un trozo del mismo... Desde ese entonces, se dice que no importa qué hagan para arreglar ese trozo, siempre se cae... 

Justo a la derecha del nuevo puente, se encuentra el Turicentro Los Esclavos. Famoso por sus instalaciones y su comida, es una parada agradable para comer o bien hospedarse, pues cuenta con hotel.

Es un destino frecuente de los escaladores de roca, pues cercano al turicentro, se encuentra el acceso al camino que lleva río abajo.


Este río fue bastante caudaloso en su época y ahora quedan vestigios de la altura del mismo en los muros de roca ubicados a los lados. Estos muros cuentan con varias rutas deportivas para escalada en roca. Al final del recorrido se encuentra un cruce con una cueva. Dicha cueva tiene una ruta en el techo de alta dificultad. Termina en un muro vertical bastante largo pero ha sido imposible abrir nuevas rutas por la presencia de abejas en el área. Es recomendable notificar y averiguar bien antes de bajar, pues en el momento que abren la represa, toda persona en el camino del río es historia.


Cuentan con plantaciones de café en los alrededores y es recomendable al andar por sus senderos (si se desea hacer trekking), llevar ropa encubridora, pues la presencia de ganado hace fácil ser víctima de alguna garrapata. Para llegar se tomar la Carretera al Salvador y al cabo de 45 minutos se cruzará el puente desde el cual se ve la construcción antigua a la izquierda y el turicentro a la derecha.

XplorandoGuatemala.com