Laguna Brava, Yolnabaj, en Huehuetenango

15 de Julio 2015

A cientos de kilómetros de la Ciudad de Guatemala se encuentra una laguna de tamaño colosal. Rodeada de bosques y paisajes que solamente se pueden encontrar en Huehuetenango. Y como todo tesoro natural, vale la pena el viaje. Foto cortesía de http://www.fotosdeguatemala.com

Foto cortesía de http://www.fotosdeguatemala.com No todos los lugares hermosos están al alcance de la mano. Esto es algo que hemos podido comprobar en cada uno de nuestros viajes y para llegar a esta laguna tendrás que ganarte el viaje.
Si en este momento por cualquier razón la rutina actual te hace pensar que podrías estar en un mejor lugar y que necesitas alejarte... Huehuetenango te ofrece cientos de opciones y esta es una de ellas.

La Laguna Brava, cercana a la frontera con México, representa un destino que hace que viajar lejos valga la pena. Es de gran tamaño y su forma serpenteante aparece en los mapas bajo el nombre de Yolnabaj, pero lo curioso es que al estar en el lugar, no se le conoce así y preguntar por este nombre dará como resultado expresiones de confusión en los locales. Le conocen como la Laguna Brava y le llaman así porque en ciertos horarios dependiendo del clima, pero frecuentemente por las tardes, el viento que penetra el valle hace que las olas de la laguna se escuchen desde lo lejos.

Para llegar

Foto cortesía de http://www.fotosdeguatemala.com

Debes tomar la Carretera Interamericana con rumbo hacia Huehuetenango. Dejarás San Lucas, Quetzaltenango y la cabecera de Huehuetenango en tu camino. Pasarás por Nentón y finalmente llegarás ala Comunidad La Trinidad. Ahi es donde el cielo arde... o al menos así lo parece. Verás un obvio cruce hacia la derecha (siempre pregunta para verificar) y este camino digno de recorrerse en un 4x4 (piénsalo dos veces en un sedán... bueno, mejor ni lo pienses).

Al tomar este cruce, unos 3 kilómetros en el camino, comenzarás a entrar en un área neblinosa y dejarás el cielo despejado atrás. Voltear a ver te proporciona un excelente expectáculo cual atardecer. Luego, dentro de un camino con frecuente llovizna, alcanzarás el cruce hacia la comunidad del lugar. Pregunta siempre a los locales en el camino pues existen dos accesos por esta vía. En el primero, cerca de la municipalidad, podrás rentar caballos.
En el segundo comenzarás un recorrido a pie.

Lodoso pero vale la pena


El GPS nos marcaba un par de kilómetros hacia la Laguna, sin embargo las amables personas de la comunidad nos advertían de 2 horas de camino. Llegamos de noche y quisimos adentrarnos en el recorrido acampando en el camino. Contábamos con las coordenadas y no sería problema llegar, pero el cansancio de un viaje multiescalas con tan solo 2 horas y media de sueño nos hicieron reconsiderarlo.

Hicimos bien pues aunque el GPS indicaba bien la distancia, el recorrido es largo y difícil por ser un camino inclinado hacia arriba y abajo en sendas lodosas y bosques tupidos en el cerro. Contamos con la compañía de varios "patojos" que se ofrecieron a llevarnos, más bien a acompañarnos sin costo alguno.

Emprendimos el camino y estábamos ya un tanto desesperados porque no podíamos avanzar a la velocidad acostumbrada. El norte en el GPS cambiaba una y otra vez de posición debido a los contínuos giros que teníamos que tomar.  El paisaje estaba despejado pero poco a poco se comenzó a nublar. El recorrido entre siembras de milpa, limas, caña, café y demás fue enriquecedor y refrescante por el tipo de sendas a las que estábamos acostumbrados en dicho largo viaje. Llegamos a un punto alto desde el cual podíamos ver la serpenteante figura pero luego de adentrarnos en el bosque de "Noche Triste" descubrimos que para llegar hay que recorrer un camino bastante extraño.

La grata sorpresa

Laguna Brava, Yolnabaj, en Huehuetenango
Luego de caminar durante buen rato nos encontramos con esta belleza cruzando el camino. Nos detuvimos inmediatamente y con cámara en mano, un acercamiento y un par de fotos. Cabe decir que al acercarse en modo macro, la serpiente que se detuvo para permanecer inmóvil, asumió la posición de ataque-defensa característica. NO DEBE tratarse a ninguna serpiente como si fuese inofensiva... en este caso, se nos ha dicho que es una falsa coral. No es venenosa, pero su parecido, que funciona como sistema de defensa, mantiene a depredadores lejos dando la impresión de ser una coral.

Las serpientes por naturaleza escapan del ser humano, no atacan a menos que se sientan amenazadas o estén perturbadas. Según nuestros escasos conocimientos (pero crecientes) es venenosa. Continuamos y encontramos varios tramos del río que alimenta a la laguna y sus aguas claras y turquesa fueron un deleite. Su profundidad alcanza los 2 metros en ciertos tramos y es posible ver a los peces cruzar a velocidades impresionantes. Encontramos un puente improvisado desde el cual se puede apreciar mejor a los peces.

A pocos minutos del lugar encontramos por fin la laguna y nos detuvimos a descansar. Cabe decir que el paisaje y la abundancia de vida es grata. Cangrejos, peces, arañas y demás, se dejan ver en el recorrido. El recorrido es largo pero vale la pena. La enlodada y "patinada" en el camino es algo que le añade gracia a la caminata. Recomendable para llevar gente delicada y "llena de cuentos"... ahi se les quita.

Compartimos nuestro almuerzo y agua con los "patojos y niños" que se integraron como miembros del equipo sin problemas y de regreso decidieron compensarnos amablemente dotándonos de frutas y caña para el camino. Fue interesante probar un tallo que se encuentra en el camino, es verde y al limpiarlo se come para eliminar el hambre. Su único precio es que duerme la lengua.

No se debe intentar consumir ningún tipo de hierba o tallo sin ser conocedor. Una pista: si al cortar el tallo el líquido es lechoso... ni pensarlo. Debe ser claro y totalmente líquido. La laguna Brava es un lugar increíble no solo por su belleza natural. La calidad de las personas de los alrededores es algo que nos dejó impresionados. Su sencilléz y amabilidad. calidad de exportación, o bien de importación a la ciudad..., aunque debemos decir que mejor de intercambio!!!!.  Ojalá se encontraran esos buenos días alegres y saludos al caminar en nuestra rutina en la ciudad. Muchos de ellos nunca conocerán la ciudad... y qué bien por ellos, no la necesitan, no les contamina ni les apaga su felicidad ausente de preocupaciones, muchas de ellas comunes entre nosotros, y la mayoría... absurdas. Bien, si tienes un grupo de amigos o amigas de "arranque" programen un viaje al lugar. Aquí está todo lo necesario para llegar.

XplorandoGuatemala.com

Escríbenos

Envía tus comentarios / Consulta nuestros tours, descubre experiencias de viaje en Guatemala.
*
@
*

Lee más publicaciones de: Viajes y turismo