Vida de aventura

15 de Julio 2015

¿Por qué los riesgos? ¿por qué los deportes extremos? ¿por qué adrenalina? La vida de aventura, llena de actividades ofrece cientos de emociones y muchas sorpresas para quienes no la practican. Y no es de ninguna manera un sinónimo de vida de locura.
Vida de aventura
Luego de practicar la escalada en roca, ascenso de volcanes y montañismo en general durante ya varios años, y luego de contestar cientos de veces las mismas preguntas (¿por qué subir volcanes? ¿por qué escalar? , etc.) decidí escribir estas líneas en las cuales intento contestar no solamente con mi opinión, sino también con la del gremio. Veremos si logro el cometido o si solamente termino como de costumbre...

Estilo de vida

¿Vida de aventura? sencillamente la vida en sí es una aventura. Pero muchas personas se niegan a vivirla y mucho menos a verla como una aventura, y prefieren verla por medio de un televisor o ver las fotos diciendo “algún día”, ojo que no tiene nada de malo la caja mágica. O peor aún, esta gente piensa: “están locos”. Antes del internet, email, televisión, celulares, etc. Era más común caminar y correr y visitar lugares para conocerlos o solamente pasar el tiempo. La mente era entonces un productor de ideas de qué hacer. Y así surgían las ideas más descabelladas y arriesgadas para pasar el tiempo... todos fuimos niños y sabemos que así era la niñez.

Con el tiempo las cosas cambian y es difícil encontrar las emociones naturales y cotidianas en la ahora cotidiana vida de oficina. Ir al trabajo y regresar, desvelarse, comer a prisa, etc. No ofrece ninguna emoción más que las producidas por el estrés y el cansancio. Por eso es necesario complementar la vida ociosa con la vida natural. ¿Un aventurero con depresión? de que los hay, los habrán, pero lo creo difícil a menos que experimente situaciones sumamente traumatizantes... un aventurero ha visto en 6 meses más de lo que mucha gente ve en 5 años y sabe encontrar en esto, razones de sobra para vivir.

Claro, siempre domina la idea del ser humano de no morir... vivir más... vivir para siempre... ¿Para qué? para perder el tiempo de cada día? ¿para no hacer nada? ¿para “vivir” un día cada 3 meses? ja ja ja... para seguir con los mismos sueños y metas de hace... 2 años? 4?... no es sino hasta vivir bien que uno comprende frases como: “prefiero morir de pie que vivir de rodillas”, “solo si lo intentas sabrás si puedes”.

Y es que es tan irónica la situación, que una vida normal es considerada ahora una vida de aventura... no digamos una vida realmente aventurera: extrema o de locos. Es todo un estilo de vida pues una vez se ingresa a este mundo de aventura, se vuelve ese sentimiento, esa impresión: el sentirse vivo, sano, alegre. Tener un sentido para vivir sencillamente por vivir... ¿díficil de entender? veamos, este concepto talvez sea más difícil: vivir por vivir basta para pasar el día. Sin necesitar promesas fantásticas o premios al final del camino para que valga la pena vivir.

Y no es de ningún modo una vida de ocio, o irresponsabilidad. Cualquiera que se interese en conversar con aventureros-montañistas, descubrirá que manejan conceptos filosóficos y teológicos-religiosos completos y complejos. También manejan muy bien las técnicas de cuidado personal, salud, nutrición, ejercicio, seguridad, primeros auxilios y sobre todo, el espíritu de equipo y camaradería. Y frecuentemente la frase que cada vez se escucha menos en nuestra sociedad: juntos llegamos, juntos nos vamos... siempre pendientes de los demás.

Claro, por eso mucha gente quiere unirse a estos grupos en las excursiones. Sencillamente es un exceso de amabilidad, buen humor, buena charla, camaradería, etc. Pero esto los hace olvidar que como huéspedes no acostumbrados, generalmente faltan a las reglas de camaradería... les parecen excelentes grupos “porque ayudan a cargar la mochila”. Acá comienza a ponerse interesante la respuesta.

A veces con cargarle la mochila a alguien, le hacemos un daño, como en la vida real podríamos ayudar realmente si permitimos que encaren la consecuencia de sus errores. A veces por ayudar, la gente puede privar de experiencias clave a otras personas.

Filosofía de vida

Hace mucho tiempo un viejo amigo (LBatres), aficionado al ajedrez, con nivel según la federación, de Master, me hablaba que el ajedrez era como la vida. Cada movimiento afecta TODO, cambiando TODAS las posiblidades y perspectivas... me pareció exagerado pero luego de unos minutos que se han convertido en años... cada vez veo que tiene más razón...
Igualmente la aventura es un estilo y filosofía de vida. Por ejemplo en la escalada aprendí que las cosas no se mueven... hay que ir por ellas. Las oportunidades pueden ser creadas y no importa la voluntad sin entrenamiento ni el entrenamiento sin voluntad. Siempre habrá miedo en muchas cosas, de la escalada y de la vida, pero es parte del juego, es natural y nos mantiene vivos.

Aprendí que en la vida, el espacio entre el XII y el III del reloj no son 15 segundos... es un momento que pasa, que se va, que se fue... hay momentos más largos y otros más pequeños... y todos se van, todos se irán... Medir la vida en momentos la hace más emocionante. Vivirla en segundos, minutos y horas hace pensar que mañana habrán 24 horas nuevamente... nos hace menospreciar el tiempo y por ende, perderlo. De ahi la frase en la oficina: “tan bien que está el día y yo aquí encerrado”.

La vida no espera... ataca con todo tus ideales, vive plenamente... no gastes tu energía en causas perdidas..."causas heróicas". Ya ves, los héroes siempre se mueren rápido y es otra forma de llamar a una persona, un recuerdo: héroe... ni se casan los pobres ja ja ja.  Es todo un compromiso pues se debe permanecer alerta y no dejar de vivir así... de lo contrario se oxida el cuerpo y la mente y cuesta abandonar el ocio para volver a la actividad...

Miedo

Tal como escalar en punto rojo o punteando... se sube un tramo totalmente desprotegido y una caida significa un vuelo considerable... pero si no se intenta nunca se sabrá si podemos llegar al siguiente seguro... claro, habrá miedo, igual que en la vida. Pero son las decisiones las que nos definen, no los momentos de ocio. Ahi demostramos de qué estamos hechos.
E igual no hay que pensar tanto en el miedo sino lo que viene cuando lo vencemos... y así vendrán miedos mayores. En palabras sencillas, el miedo no está hecho para estar pensando en él... es para sentirlo, para superarlo.
Quien vive con miedo, no vive... le frena la energía de vivir.

Respuestas, respuestas...

La vista desde un volcán vale la pena casi cualquier esfuerzo... ninguna fotografía ni video puede capturar lo que se ve desde ahi... Nada reemplaza la emoción de la escalada, rappel, etc. Nadie es una super máquina por subir volcanes... sencillamente está en su estado natural... no aguantar las caminatas es lo antinatural...

La aventura está en nuestra venas y si no encaramos la aventura de la vida cotidiana en nuestra sociedad (saber decir que no, escoger lo que queremos e ir a tomarlo, luchar por lo que queremos, etc.) sin duda no podremos encarar las aventuras extremas o nos parecerán demasiado fuertes. En cambio, para quienes vivimos la aventura real, sabemos que cada día que pasa es un día menos, un día más próximo para entregar cuentas... hay que vivir, vivir bien. Nos enfrentamos a los miedos y decisiones cotidianas, buscamos lo que queremos, lucharemos y con la misma energía contagiaremos a la gente en nuestros lugares de trabajo, porque es tanta la vida que llevamos dentro, que se desborda. No seremos iguales a los demás... no seremos del promedio.

¿Arriesgar la vida?

Solo con el hecho de vivir, estamos constantemente bajo la amenaza de la muerte... Cuando llega la hora, ni con los mejores reflejos ni con el mejor equipo sobreviviremos... otra cosa es buscar la muerte. Un aventurero tiene tantas ganas de vivir, que no se arriesga a morir... quiere vivir más, para seguir con la aventura. Y la muerte en sí es parte de la vida. No estamos para vivir para siempre... ja ja ja, la mayoria de vidas de la gente es tan pobre, que vivir así para siempre sería castigo. (trabajo-tv-dormir...). Al final esta nota no es más que un intento por explicar algunas de las motivaciones (vivir: vivir), aunque la mejor manera es experimentando en carne propia.

Y ahora no olvidar nunca la cámara de fotos... en la vida pasan tantas cosas... y la mente olvida. Y cito lo que dijo un amigo escalador: "esos momentos en la montaña, acampando, en fogatas... probablemente son los mejores momentos de la vida y no te has dado cuenta...". Y como todas las otras veces, solo ordenar los pensamientos para escribir sobre aventura, causa el resultado contrario... dejar de escribir y seguir viviendo.


Explorador