Miedo, aventura, hombre moderno/primitivo, explorador

19 de Julio 2015

Un vistazo serio e interesantes a los aventureros, nuestras razones de vivir, teorías e hipótesis del comportamiento. Referencias científicas sobre estudios realizados en personas que realizan actividades de riesgo.

Miedo, aventura, hombre moderno/primitivo, explorador

¿Qué pasa en la vida de los aventureros?

Miedo, aventura, hombre moderno/primitivo, explorador
Para comenzar, enfrentan emociones y decisiones difíciles de encarar con aparente tranquilidad. Experimentan sensaciones intensas y aprenden en cierta medida a sobreponerse ante ellas y mantener cierto control mientras otros no podrían mantenerse de pie.

El escenario de miedo es enfrentado frecuentemente y hace, por consecuencia, que incluso biológica y químicamente, un aventurero sea diferente a una persona común.

Todo esto corresponde a una masa estresante de sensaciones, sin embargo, en un aventurero, lejos de causar estress, llega a calmar, relajar, alterar en una forma positiva, multiplicar la alegría y el bienestar o sencillamente aumentar la autoestima.

Cuál es ése escenario (miedo, riesgo)

Todo comienza cuando tu cerebro se da cuenta que vas a encarar un riesgo. ¿Rasparse las rodillas? ridículo... hablamos de riesgos que ponen en peligro la integridad física de un ser humano.

Una vez tu cerebro ve cercano este escenario, comienza a enviar señales a todo tu cuerpo para prepararse.

El corazón comienza a latir hasta tres veces más rápido, la presión arterial aumenta, la boca se seca y se llega a tener una fuerte necesidad o deseo por evitar el riesgo. PERO, esta conducta se puede aprender a dominar, acostumbrarse o sencillamente a disfrutarla y en lugar de evitar el riesgo, encararlo.

El miedo ha tomado el papel principal en este momento. Ahora tu cuerpo siente la adrenalina correr en cuestión de segundos y también aumentan la presencia de hormonas de crecimiento. Las pupilas se dilatan y aumenta también tu percepción en la oscuridad, como al movimiento. La sangre abandona partes menos importantes del cuerpo para llenar los músculos y prepararse para movimientos y reflejos de gran velocidad. La respiración se altera y la mente llega a alcanzar un estado potencial de alta concentración en lo que sea necesario. Podrías fijarte en muchos detalles, como fijarte intensamente en algo ignorando todo alrededor.

Estás listo ahora para arriesgarte. Y como premio, la sensación de "mariposas en el estómago".

Si bien muchas personas confiesan adición a este sentimiento, otras confiesan fascinación a la contraparte, cuando el cerebro llega a su máxima capacidad de concentración. Esto es como una paz total... nada te inquieta, todo está en orden y calmado. Coincide con la descripción que dan muchos escaladores con estados Zen... eres uno con la roca.

Ironía psicológica

En el pasado, muchas teorías psicológicas ubicaban a las personas que frecuentan experimentar por cuenta propia estas sensaciones, como personalidades alteradas o bien, que era imposible que una persona sana hiciera esto... ponerse en riesgo.

Pero ahora se ha demostrado lo contrario. Existen patrones genéticos que predisponen, igualmente tipos de personalidad que buscan este tipo de actividades (de riesgo) y se aburren totalmente en una vida ordinaria.

Todo lo comentado aquí tiene bases científicas o por lo menos estadísticas, sin embargo no logramos ubicar una referencia interesante sobre lo siguiente... la capacidad o interés intelectual.

Ha sido sencillo a simple vista encontrar que entre escaladores por ejemplo, no hay mucho artista... abundan en cambio, personas que se dedican a carreras científicas o por lo menos a trabajos que requieren ciertas habilidades intelectuales o una mente capaz de desarrollar estrategias. Y a la vez, pocos disfrutan de deportes grupales.

Vale hacer reflexión que la mayoría de deportes de riesgo requieren grupos pequeños donde al final cada quien enfrenta los riesgos por sí mismo. Es una experiencia y actividad individual donde muchas veces es necesario un compañero por obligación técnica. Por ejemplo, es sumamente difícil escalar solo...

Buscadores de emociones

Es normal que con el tiempo una actividad o escenario ya no "da miedo", y es aquí donde aparece cierto aburrimiento y luego la ilusión o curiosidad por aumentar el riesgo o modificar la actividad para volver a experimentar dicha sensación.

Los aventureros generalmente van al grano, se aburren con facilidad, no les interesan los detalles en demasía, les interesa lo práctico.

¿Hombre primitivo o moderno?

Esta es una paradoja aparentemente... El hombre moderno vive rodeado de comodidades. El hombre primitivo debía realizar muchas actividades y enfrentar riesgos.

Ahora encontramos en la sociedad "moderna", hombres y mujeres que desean escapar de la monotonía y de la comodidad de la vida común... abandonar temporalmente la comodiad de un auto y cambiarla por recorridos extenuantes a pie. Renunciar a una suave cama por dormir en un sleeping bag talvez con frío en un duro suelo en una montaña de difícil acceso.

Cambiar comidas en la mesa por raciones en lata o prepararla en el campo, no digamos los viajes donde hay que atraparla.

Y al final, como comentario personal, diré que en resumidas cuentas, desea sentir que puede valerse por sí mismo, que es independiente de las comodidades modernas para sobrevivir. Y sobre todo, saberse capaz de vivir en el entorno de manera natural sin requerir nada especial.

Esto tiene repersusiones inmensas en la personalidad y encararán en la vida diaria los problemas de manera distinta al promedio común.

Es aquí donde entra la paradoja. ¿Es moderno ser capaz de vivir como en el pasado o al menos disfrutarlo? ¿o es moderno vivir en lo "moderno" sin recurrir a rituales o prácticas que han sido reemplazadas por productos enlatados?

A primera vista podremos decir que es un hombre antiguo, sin embargo puede ser que no sea así...

Todas las características en la personalidad de un aventurero apuntan a la aventura y ciertas conductas sobre toma de decisiones y habilidades emocionales, especialmente la capacidad de ver posibilidades.

Respecto a esto, también pueden ser consecuencia de las actividades realizadas, es decir, que con el tiempo, una persona "no aventurera" pueda desarrollar tolerancia al miedo, habilidades emocionales y de toma de decisiones, al igual que ver más allá del horizonte... posibilidades.

Y esto los pone de nuevo a la cabeza de la lista, pues cada vez es más común encontrar dirigentes de empresas grandes, altos ejecutivos y personal gerencial, enviado a entrenamientos de supervivencia y vivencias de riesgo para desarrollar todo el perfil de aventura, pues se ha comprobado que tiene repercusiones en la vida diaria.

¿han visto un aventurero triste?

El grupo social

Si bien es algo que puede escapar a la vista general, es un elemento importante en la vida de los aventureros.

En la montaña hay mucho tiempo para hablar.

Y si bien una amistad puede fortalecerse de muchas maneras, compartir penas, frío, calor extremo, hambre, sed, miedo y riesgos, unen y afianzan la amistad entre aventureros de una manera difícil de asequir en la vida y relación diaria de las personas comunes.

Un amigo es aquel que estaría dispuesto a hacer muchas cosas, sacrificios y esfuerzos por la otra persona. En la vida de aventura abundan las oportunidades para demostrarlo.

Escríbenos

Envía tus comentarios / Consulta nuestros tours, descubre experiencias de viaje en Guatemala.
*
@
*

Lee más publicaciones de: Montañismo