Errores en la montaña y algunos mitos graves

19 de Julio 2015

A veces te matas entrenando y paras teniendo una mala experiencia en la montaña. Invitas a alguien y solamente le llevaste a sufrir... Conoce las razones por las cuales no debes consumir alcohol y los errores comunes de alimentación.

Errores en la montaña y algunos mitos graves

Veamos si identificas los errores, todo lo siguiente es extraído de REPETIDAS historias reales. Supongamos que te vas este fin de semana al volcán Acatenango... ya tienes tu mochila, carpa y sleeping listos.


Como quieres viajar ligero, para no cargar mucho peso, empacas sopas instantáneas, limones para el mal de montaña, dulces para elevar tu energía, un poco de agua pura, una gaseosa y algo de licor para el frío.

Como van pocos (o vas en solitario) te llevas tu radio para escuchar música y no aburrirte si te da insomnio.

Comienzas a ascender a las 10:00 AM y te detienes un par de veces. Los amigos que invitaste van muy lento y retrasan tu viaje. Tú y otras personas se adelantan y los dejan atrás.

Ya pasaste de la mitad, comienzas a entrar a los pajonales (aproximadamente al 75% del volcán) y como no hay señas de nadie, deciden esperar. Esperan y esperan y no aparecen los demás. Sabes que la niebla es frecuente en el lugar y decides regresar a buscarlos.

Algunos han sido atacados por el mal de montaña, otros tienen calambres y deciden entonces acampar en la cabaña que está aproximadamente a la mitad. Le das de beber a algunos de tu botella para que se hidraten.

Cenas una sopa instantánea, pones tu radio y brindan con licor para combatir el frío. Rápidamente sientes un calor que se reparte por tu cuerpo. Algunos se han pasado de tragos y sale una que otra discusión, hay ruidos y carcajadas.

Otro grupo de montañistas llega por la noche, cansados, es su primer ascenso pero al ver el relajo dudan en quedarse. La fatiga y la neblina los obliga a quedarse con ustedes así que acampan en un rincón alejados del grupo.

Al otro día, tal grupo ya se ha ido. Tu grupo se vuelve a dividir y unos salen a conquistar la cima. Otros se quedan con dolor de cabeza, uno que otro está molesto porque el viaje no es lo que esperaba.

Como tu grupo se divide, dejan las mochilas al cuidado de tus amigos y te vas con uno o dos más hacia la cima llevando un bote de agua y unas galletas.

Ya la historia se alargó...

Veamos si identificas los errores

Si quieres tener un buen viaje procura no desvelarte antes de un esfuerzo como este. Hay químicos que necesita tu cuerpo que solamente se producen cuando duermes. Además, resta energía y deshidrata.

Interprétalo como quieras pero la cerveza no es el mejor hidratante así que evítala antes y durante grandes caminatas. Puedes ingerirla después para "celebrar" pero recuerda que necesitas reponer ésos líquidos... consume algo hidratante y te recuperarás más rápido.

Intentar viajar ligero a base de sopas hidratantes tiene el mismo efecto que la pizza. Son carbohidratos complejos, por lo que tu cuerpo tardará en sacar el mejor provecho. Está bien, pero si necesitas mucha energía, no habrá sido la mejor idea.

Los dulces están bien, te recomiendo alguna fuente de azúcar natural. Te funcionará mejor que la procesada. Prueba las pasas.

Llevar tu radio (sin ánimo de ofender a la gran cantidad de hermanos montañistas que me he encontrado) no es la mejor idea... no todos comparten tu gusto musical y muchos, cientos de nosotros subimos con la intención de disfrutar de los sonidos de la naturaleza mientras otros suben a la par con el radio encendido amarrado en la mochila... Igual es frecuente que en la noche otros querrán cambiar de estación o como siempre... el dueño del radio se duerme y los que acamparon cerca se ven obligados a escuchar su música. No, el radio no es para privar de paz a los demás.

Si invitaste a amigos que van por primera vez, diles cómo prepararse y no los dejes atrás a menos que haya alguien que se tome el cuidado de quedarse con ellos, acompañarlos y auxiliarlos, y sobre todo, mantener comunicación por radio. Por principio general, hay que evitar dividirse.

Los limones te ayudarán poco o nada contra el mal de montaña. Dales bebidas hidratantes, que funcionarán mejor que el agua si se han deshidratado. Las aspirinas ayudan en el caso de MAM (mal agudo de alta montaña) o bienm, desciendan un poco.

En cuanto a los calambres, es por baja de potasio. Quienes hacen esfuerzos extremos suelen comer algo de plátanos días antes del evento pues contiene grandes cantidades de potasio.

NO compartas directamente de tu botella. Créeme, ya me pasó que un amigo se puso mal en el volcán y le compartimos desde agua hasta yogurt líquido... y el cuate tenía hepatitis, por eso estaba enfermo.

El bendito licor... claro, para el frío... Si quieres aprender algo, BIEN aprendido, lee con paciencia.

En primer lugar es una gran tontera... Cuando hay frío, tu cuerpo disminuye la corriente sanguínea de tus manos y pies para concentrarla en el cerebro. Cúbrete la cabezota porque por ahi pierdes grandes cantidades de calor. El resto lo pierdes por tus manos y respiración, así como humedad. Por ello en los lugares altos y fríos te deshidratas hasta sin moverte, solo con respirar.

El sistema circulatorio es un regulador de la temperatura. Tu cuerpo modifica el afluente como te lo menciono en el párrafo anterior para evitar que el calor se escape.

El licor (alcohol en general) te puede dar la sensación de un exquisito calor, pero en realidad no te calienta para nada... es quizás el mito más grande en esta historia...

Lo que sucede es que es un vasodilatador, tus venas anteriormente comprimidas se dilatan y la circulación de tu sangre es más fluída por todo el cuerpo, ésa sangre que tu cuerpo intentaba mantener caliente es la que invade a tus miembros fríos y sientes tan agradable, pero con esto, logras que regrese más fría. El alcohol es un ente refrigerante.

Muchas personas en países fríos mueren por ingesta de alcohol por el descenso brusco de la temperatura. Muchos equipos industriales tienen tuberías enfriadoras y refrigeranes (como si fuera tu sistema cirulatorio) en los cuales circula alcohol.

Adicionalmente muchas personas tienen problemas controlando su ingesta de alcohol y frecuentemente paras arruinando el viaje de otros grupos por el ruido y carcajadas de los que se pasan de copas.

Otro error fue subir a las 10:00 am. De esta manera asciendes con el sol a tus espaldas, haciendo más difícil e incómodo tu viaje. El sol del medio día te deshidratará mucho más.

Irte a conquistar la cima y dejar tu mochila con el resto es quizás el peor de todos los errores. Son muchos los montañistas que han invitado a amigos, suben y al regresar encuentran que acabaron con la comida y con el agua. Si subes con poca agua como en el ejemplo, corres un riesgo alto si te pierdes. Recuerda que sin comida puedes sobrevivir semanas, pero sin agua... en dos días ya eres historia.

Recuerda siempre que para esfuerzos como estos necesitas carbohidratos, que son energía casi pura para tu organismo, evita comidas de lenta o difícil digestión. La gaseosa que se menciona al principio sí está bien pues te da un buen levantón de energía.

Evita a toda costa crear situaciones ásperas o participar en ellas. El alcohol, o hacer ruido toda la noche, irritará a tus vecinos de carpa...

Recuerda que quienes hacen montaña, SIN IMPORTAR cómo se vean o qué tamaño tengan... hacen deporte y tienen aguante... no los enojes!! Muchos de hecho practican otros deportes adicionales.

Es triste que a veces se crean situaciones antagónicas por "malos invitados". Si quieres enfrentarte a alguien, hazlo pero en otro lado... no te recomiendo enfrentarte a un deportista porque por ridículo que pueda parecer, no olvides que están en mejor condición física que el promedio. Los conflictos tienden a agravarse... no olvides el tamaño de los "cuchillitos" que tiene cada montañista, o si hay personas de la localidad... suben con machete.

¿Exageraciones? Tristemente no. Mucha gente sube a emborracharse a los volcanes, y aunque no tengo problemas con eso, he visto tristes episodios debido al choque de grupos distintos.

Recomendaciones

Piensa y escoge a quién invitás al volcán, igualmente a qué volcán los llevás... no los hagás sufrir en un terreno al que no están preparados.

Si invitas a alguien, mínimo mantén cierta etiqueta por respeto a ellos y no los dejes tirados a su suerte.

No separes el grupo a menos que sea totalmente necesario o que ambos grupos cuenten con alguien que conozca el lugar y pueda sacarlos de problemas Y QUE tengan comunicación vía radio.

Evita el alcohol y los ruidos. No provoques a nadie, aprende a ser observador y verás que no miento al decirte que algunas personas pacíficas andan armadas para proteger a su grupo o familia. No te burles de nadie por su tamaño o condición pues eso no refleja su capacidad de defensa personal.

Prepara tu alimentación, antes y durante tu viaje para recuperar tus líquidos perdidos, de igual manera tus minerales y electrolitos. Las nuevas bebidas hidratantes hacen un buen trabajo con esto. Evita compartir directamente de tu botella (aunque se ofendan) pero a veces los malestares son síntomas de enfermedades contagiosas que te mantendrán en cama y reposo un mes entero, como la hepatitis.

Tu mochila, ése gran mastodonte, quizás sea el objeto de chiste de tus vecinos o de quienes te encuentran en el bus, pero en la montaña, es el tesoro que asegura tu supervivencia, no la abandones a la merced de otros.

Mucho de lo mencionado pasa porque somos humanos, estamos aprendiendo y cometemos errores, pero te digo, hay viajes donde se juntan todos estos errores y pueden irritar a cualquiera.

Y como dijo un sabio, RESPETA a quienes dejas atrás al subir la montaña, porque son las mismas personas que encontrarás cuando bajes.

Escríbenos

Envía tus comentarios / Consulta nuestros tours, descubre experiencias de viaje en Guatemala.
*
@
*