El costoso estuco de las pirámides mayas

29 de Junio 2015

Al presente la mayoría de templos mayas se presentan ante nosotros con apariencia gris por la roca que las compone o la acción de la humedad sobre la roca misma sin reflejar su color original. Sin embargo en su tiempo se cubrieron de colores intensos.

  Guía señalando la pared del Palacio de los Estucos, Cancuén.

Guía señalando la pared del Palacio de los Estucos, Cancuén.

Los templos mayas eran obras de arte coloridas.

Tenemos los casos de templos y palacios decorados con murales pintados con los detalles de su historia, tal como el palacio de Cancuén donde aún se puede apreciar restos de sus pinturas. También vale la pena mencionar templos con graderíos con glifos esculpidos en cada escalón, como el caso de Dos Pilas.

Ya sea de color uniforme o con pinturas históricas, la construcción de los templos se finalizaba cubriéndolo de estuco que también llegó a formar parte del suelo de algunos palacios. El estuco es yeso mezclado con resinas naturales e incluso fibras. Se obtenía calentando bloques de caliza a altas temperaturas. Esto se lograba en hornos de carbón. La cal viva se obtenía por el mismo proceso y era utilizada para luego hidratarse y así unir bloques de piedra.

Los artistas que trabajaban el estuco se denominan estucadores, y trabajaban este noble material no solo para cubrir los templos y luego pintar sobre ellos, sino también para esculpir formas en relieve por la versatilidad de su consistencia, lograda gracias a las resinas. Se especula sobre un alto impacto ambiental ocasionado por la tala para obtención de madera para crear carbón, que fue de los primeros casos de deforestación (aparte de la tala para usar la tierra para la siembra).

Palacio de los Estucos de Cancuén

El paso del tiempo ha deteriorado el estuco que cubre los templos y palacios, pero es muy evidente en el Palacio de los Estucos de Cancuén. Lee sobre Cancuén, consulta fotografías y cómo llegar.

Mayan Master