Cómo prepararse para el primer volcán

18 de Julio 2015

De cómo sea tu primer viaje dependerá que te integres a las filas del montañismo o no. Frecuentemente, por mala preparación o por ignorar lo que se debe llevar, los primeros viajes se transforman en experiencias inolvidables pero a veces penosas. Si planeas subir tu primer volcán, estos consejos te serán útiles.

Cómo prepararse para el primer volcán

El primer volcán define generalmente si te quedas o no en el mundo del montañismo. Al fondo Volcán de Agua visto desde Acatenango.

Guatemala es tierra de volcanes y una de las tradiciones es alguna vez en la vida subir uno. La gente pregunta y pregunta qué hace que subamos, si según saben, solamente se va a sufrir... la verdad, no podrían estar más equivocados.

El ascenso de volcanes y el montañismo en general, ofrecen beneficios físicos y psicológicos más allá de lo que podemos imaginar. Y nadie sabe si le gusta algo hasta que lo prueba.

Por ejemplo, a mi primer volcán me llevaron arrastrado porque no quería ir... pero luego de eso ya he subido varios, algunos en repetidas ocasiones.

Dividiremos esta nota en tres partes: cuál volcán subir, cómo prepararse y qué llevar.

Volcanes de iniciación

¿Todos los volcanes son iguales? Definitivamente no. Cada uno tiene una dificultad distinta y cada uno te ofrece un paisaje y “premio” distinto. No te equivoques al escoger tu primer volcán. Algunas personas subieron el Acatenango o el Volcán de Agua como primer cima y nunca olvidarán el frío, el cansancio y en general, una experiencia algo sufrida, pues POCAS personas tienen la condición física promedio para subir sin problemas.

Lo recomendable es subir un volcán de baja dificultad para ir acostumbrando al cuerpo y medir tus capacidades. Los recomendables por sus atractivos y dificultad amistosa son:

- Volcán de Ipala
- Volcán de Pacaya

Ambos representan un esfuerzo tolerable para cualquier principiante. El de Ipala posee varias rutas de acceso, procura subir la más turística (señalizada por el INGUAT desde la carretera). Es una excelente opción familiar. No está tan cerca de la capital pero lo puedes subir de asalto o para acampar. La recomendación es acampar la primera vez.

El de Pacaya se encuentra a una hora aproximadamente de la capital. Su dificultad es bastante baja, pero es mi mejor recomendación para principiantes si no quieren ir lejos. Lo mejor es subir temprano y no acampar.

Evita siempre subir al medio día. Las mejores horas de ascenso son comenzando a las 8:00AM o si conoces bien el lugar y planeas acampar, a las 15:00, de esta manera evitas el tedioso sol de medio día que deshidrata y quema rápidamente. Recuerda que al subir por la tarde debes llevar buena iluminación y conocer bien la ruta.

El promedio de tiempo requerido para subirlos, cuando se comienza en este deporte, es aproximadamente de dos horas y cuarenta minutos... aunque ya el promedio con varios ascensos, o si estás en buena condición física, disminuye a una hora y media nada más en la mayoría de los casos.

Sube a un ritmo constante, no te apresures, disfruta el viaje y la vista. Recuerda que no compites con el resto del grupo. EVITA que el grupo se separe, es importante mantenerse unidos.

Ambos volcanes son totalmente seguros y cuentan con guardabosques.

Cómo prepararse para ir al volcán

Obviamente depende del volcán que subirás, nos concentraremos en éstos dos de iniciación.

Un ascenso no requiere tanto de fuerza y potencia muscular, requiere de resistencia. La preparación obviamente se define dependiendo de tu condición física, en este caso asumiremos que debemos comenzar DESDE CERO.

Procura comenzar unos 15 días antes caminando un poco No lograrás nada si no caminas por lo menos 10 minutos como mínimo. Si no sales a correr, hazlo luego de llevar un par de días caminando. Y sé lo suficientemente cuidadoso(a) de TROTAR como se debe. No es mi intención ofender, pero muchas personas salen a “gastar las suelas”... trotar involucra tus piernas y brazos. No me extenderé en esto pero si las suelas de tus tenis están gastadas transversalmente (de forma inclinada) desde el frente hacia atrás... lo más seguro es que en lugar de trotar, te has dedicado a “raspar” la suela...

No subestimes lo siguiente... realiza un pequeño calentamiengo en tus rodillas con movimientos de flexión y estiramientos. Haz sentadillas. Comienza con 15 diarias, a los tres días sube a 25, y cuatro días después, haz dos series de treinta. A partir de estos siete días, haz tres series de 25 por la mañana y por la tarde. Este es un ejercicio estático excepto para tus piernas, preparándolas para la tolerancia del ácido láctico (por ejercicios prolongados) y dos días antes de tu ascenso... no hagas nada.

Es de sorprender que generalmente, quien no ha hecho deporte, no soporta 30 sentadillas seguidas sin quedar con un poco de dolor muscular.

Recuerda que son solo recomendaciones para iniciarte, y que en cuanto mejor condición física tengas, mejor disfrutarás el viaje. Idealmente camina con los zapatos que usarás finalmente, de esta manera te acostumbrarás y evitarás las molestas ampollas.

Qué llevar a un volcán

Lleva solamente lo necesario. Si subes de asalto, es decir, sin equipo para acampar, incluye una gorra, agua pura, algún hidratante tipo Gatorade o Powerade, barras de granola, sandwiches, bloqueador solar, una linterna y por lo menos una chumpa impermeable. A veces el clima traiciona y el frío se vuelve problema, peor aún con lluvia. Siempre he recomendado las pasas ante los dulces, te ayudan a subir los niveles de energía casi instantáneamente al ser puros carbohidratos. Lleva tu celular con tiempo de aire, ropa cómoda y una mochila pequeña para llevar libres tus manos. Lleva también un par de aspirinas (lee en este sitio sobre el mal de montaña, ubica la nota con el buscador).

Si planeas acampar, discute primero cómo se repartirán para dormir, es decir, en las carpas y no te separes de quien lleve la carpa donde dormirás. Mantén el ritmo y si reparten carga, evita repartir el agua y las partes de la carpa. No hay nada peor que no poder armarla porque un grupo se retrasó. Si llueve es peor.

Procura que tu mochila sea cómoda, invierte un poco porque las baratas se paran desarmando y solamente aguantan unos tres ascensos. Que sea cómoda y con compartimientos separados. EVITA ir cargando las cosas en bolsas y los botes amarrados que hacen ruido a cada paso que das. Lleva siempre las manos libres.

Ya que acamparás, distribuye las cosas en bolsas plásticas cerradas por si llueve o si se llega a salir el agua o comida de los recipientes. Idealmente evita llevar comidas que necesiten cocinarse, sandwiches, frijoles en bolsa, pan, y enlatados son recomendables. Ya poco a poco verás qué es y qué no es necesario.

Quienes ya tienen mucha experiencia (y capacidad para cargar equipaje) solemos llevar estufa y los utensilios necesarios para cocinar una buena cena. Los fósforos siempre se ubican en una bolsa, igual que la estufa, sea de gas o combustible sólido. Lleva calcetines extra, dinero en billetes de bajas denominaciones (sencillo) y escoge bien tu bolsa de dormir. Pregunta siempre dónde planean acampar, consula el estado del clima para saber cuánto frío o calor hará. Por ejemplo el Pacaya suele ser caluroso durante el día y frío por la noche. El Ipala, aún estando en una región de oriente, donde el clima es cálido, su cima es bien fresca y fría por la noche.

Procura dormir bien, lleva bolsas para basura, y siendo tu primer ascenso, no lleves muchas cosas, sencillamente calcula tu comida y lleva lo necesario. De seguro ya escuchaste las historias de los primeros ascensos frustrados donde regalan las latas enormes de comida. Escoge siempre la comida de bolsas pues es más liviana y una vez consumidas, no ocupan espacio y pesan poco.

Si hacen una fogata, procura quemar ahí mismo todo lo posible, y los restos de plástico que no se logre consumir, meterlos en una bolsa y retornarlos o ponerlos en los basureros que ambos volcanes disponen para los visitantes.

Si llevas cámara fotográfica, no la lleves a la vista. De hecho protégela y quítale las baterías o lleva repuestos envueltos en un suéter. El frío afecta la carga... y frecuentemente terminas con baterías muertas debido a la baja temperatura, que al bajar recuperan su carga.

Piensa positivo, el efecto de lo que pienses alcanza tu rendimiento físico y no preguntes cada media hora si ya van a llegar...

Escoge bien con quiénes vas a tu primer volcán pues no querrás que te lleven corriendo. Para el primero hay que tener un poco de paciencia.

Siempre avisa

A dónde vas y cuándo regresas. Y no te olvides de comentarle a tus compañeros de viaje si padeces de algo... No hay nada peor que enterarse en pleno ascenso de que padeces del corazón, asma, etc...

Consulta en este mismo sitio (utiliza el buscador) la nota sobre el mal de montaña.

Explorador

Escríbenos

Envía tus comentarios / Consulta nuestros tours, descubre experiencias de viaje en Guatemala.
*
@
*