Un misterioso y fascinante abismo por explorar

14 de Agosto 2015

Existen muchos lugares inexplorados en Guatemala. Las cuevas, grutas y desfiladeros son los primeros en la lista. Como viaje de fin de año nos encaminamos en el reto de explorar un fenómeno natural intrigante.

Un misterioso y fascinante abismo por explorar
Luego de escuchar muchos rumores, leyendas y mitos sobre este lugar llamado Cimarrón, nos propusimos descender pues no existe registro ni conocimiento alguno sobre descensos anteriores. Investigamos, preguntamos, llamamos y agotamos las posibilidades para recolectar información pero todos los datos fueron imprecisos y abundó el desconocimiento sobre el este fenómeno, así que realizamos un largo viaje para ver con nuestros propios ojos e informarnos de todo lo necesario para poder descender. Dada la falta de información y que la poca existente parecía en realidad fantasiosa, consideramos la posibilidad de que el viaje sería de reconocimiento y que existía el riesgo de no poder bajar.

El equipo

Un misterioso y fascinante abismo por explorar
Juntamos todo nuestro equipo de escalada y rappel logrando contar con cuerdas dinámicas, estáticas, cintas, mosquetones... en fin, equipo especializado y de alto costo. En total llegamos a reunir 300 metros de cuerda. Si el Cimarrón era de esta profundidad, seríamos los primeros en documentarlo. Es todo un ecosistema aislado con formas de vida sin catalogar, seguramente insectos en su mayoría.
-

Las características del lugar nos dejaron claro que el ascenso sería manual, con un gran esfuerzo vía ascenders... 300 metros serían suficientes para dejar exhausto a cualquiera. Nos colocamos en la orilla del Cimarrón y comenzamos a hacer las consideraciones del caso.

La gran sorpresa

Un misterioso y fascinante abismo por explorar
Si bien las historias eran realmente fantásticas parecían ser resultado de una mente imaginativa, fue grato y a la vez desagradable analizar la situación. El Cimarrón es un enorme agujero en roca caliza, completamente redondo y de aproximadamente 200 metros de diámetro.

Las características de sus paredes y la evidencia en las orillas del fondo del mismo no dejan duda del riesgo de derrumbes.
A nivel del suelo (bordes del Cimarrón), el clima es relativamente seco y con vegetación particular. En el fondo del Cimarrón en cambio, se evidencia humedad, posiblemente por corrientes subterráneas (habiendo una laguna cercana y otra a varios kilómetros) y un bosque de características, color y frondosidad totalmente diferentes a los árboles a nivel suelo.

Nota importante sobre la profundidad

Un misterioso y fascinante abismo por explorar
Es desconocida pero se calculaba un estimado mínimo de 400 metros. Ya teníamos conocimiento del lugar y estaba en nuestra agenda para ser visitado. Un amigo fotógrafo me informó de su viaje y proporcionó detalles importantes. Sin embargo existen diferencias notables que nos confunden.

Según sus estimados y su experimento al dejar caer una roca, le tomó 9 segundos el alcanzar el fondo. Lo cual daría como resultado, una profundidad de 396.9 metros. Esto sería confirmado o corregido al descender.

En nuestro caso, el mismo experimento nos da un resultado de 5.4 segundos desde el borde exacto a nivel cero del agujero, lo cual resultaría en 143 metros de profundidad. La fórmula es:

Distancia= 4.9 X Tiempo al cuadrado

Esto en lo personal me confunde de sobremanera pues si fueran 143 metros reales, o 396 metros, hubiésemos bajado (no entraré en detalles sobre los 96 metros restantes, pues llevábamos 300 metros en total, sin contar con la elongación de las cuerdas dinámicas) Lo concreto es que hemos hecho descensos largos y en el caso de nuestra medición hecha por dos personas a la vez, estos 143 metros son erróneos... algo sucedió en nuestro doble cálculo. En nuestro descenso al Puente de la Asunción, 4 segundos de caida fueron cubiertos con una sola cuerda dinámica de 60 metros aún con sobrante.

En Bombil Peq, el mismo experimento de lanzar la roca nos daba casi 5 segundos de caida. Y bastó con una cuerda estática de 45 metros y una dinámica de 50 metros, aún con sobrante de cuerda. Descartamos la fricción del aire sobre la roca que arrojamos pues era del tamaño de una pelota de basket ball. Podríamos considerar como factor importante la velocidad del sonido, a 340 metros por segundo, lo cual demoraría en llegar desde el fondo (al estrellarse la roca). Todo esto sin olvidar mencionar que la apreciación de nuestros ojos sobre la profundidad fue en definitiva absoluta y en sobremanera mayor, superior a la profundidad que hemos observado en cualquier otro descenso realizado o intentado.

Conclusiones

Seguimos pensando en maneras de bajar y explorar. Ideas no faltan pues es sencillo en lo que se puede mencionar. El problema es el costo económico de un esfuerzo como este. El unir dos cuerdas reduce la capacidad de carga de las mismas y crea un riesgo de ruptura, dicho porcentaje de disminución de carga varía según los nudos desde 37% hasta 60%. Lo ideal es contar con el mínimo de reuniones de cuerdas. Buscaremos la manera de consumar este descenso y hacemos pública la nota para que nos contacte cualquier persona interesada en colaborar en tal descenso. Si alguna persona puede colaborar con equipo o económicamente puede contactarnos por medio de esta página utilizando los formularios para el caso o escribir a webmaster@xplorandoguatemala.com

Nos reservamos los detalles para llegar al lugar pues queremos evitar que se subestime el peligro y que un grupo de aficionados intente un descenso (como las cuerdas que dejaron colgadas en un paredón y son basura visual para el panorama).  Este fenómeno representa un reto y a la vez un gran peligro para quienes se propongan descender, existiendo la posibilidad de muerte en dicho intento. Dada la lejanía, y sobre todo las corrientes de aire y las características del lugar, un rescate en helicóptero es bastante improbable.

Reiteramos nuestro deseo, interés y disposición en completar el descenso. Haremos los esfuerzos necesarios y CUALQUIER PATROCINIO será bienvenido. Estamos sumamente interesados en descender y en lo particular, tomar muestras del fondo para su estudio y clasificación por estudiosos de las universidades locales y/o colaboradores. Alertamos a cualquier persona a NO intentar un descenso al lugar o cualquier otro destino tan alto a menos que cuente con el equipo y experiencia necesarios. El equipo necesario es especializado.

Explorador