Escalada en punto rojo

29 de Junio 2015

Una vista de cerca a la escalada deportiva como líderes o primeros de cuerda, una forma de escalar que toma tiempo dominar y que demanda mucho esfuerzo en el aspecto mental.

Escalada en punto rojo


Cuando escalamos colocando nosotros mismos las cintas en las orejas o hangers a medida que subimos, alimentando luego la cuerda en los mosquetones, le llamamos "ascenso en punto rojo". En Guatemala se le llama "puntear", "mosquetonear" o "punto rojo", en inglés le llaman "red point" y en españa "abrir ruta", "líder", o "primero de escalada".


Este tipo de escalada requiere fuerza, técnica, concentración y resistencia, pero sobre todo, confianza y relajación. Para puntear necesitaremos más fuerza y resistencia pues no dispondremos siempre de las dos manos para sujetarnos. Habrán momentos cuando deberemos depender de la posición de nuestros pies y el agarre de una mano para poder hacer el clip respectivo y colocar nuestra cinta, y una vez hecho esto, alimentar la cuerda en el mosquetón.


Igualmente necesitaremos técnica para lograr buenos posicionamientos del cuerpo (especialmente los pies) que signifiquen ahorro de energía en el momento de hacer el clip. Pero quizás los elementos más importantes son la confianza y la relajación, pues el estrés significa acelerar la respiración, hacer movimientos imprecisos y por ende, agotar los músculos y cansarse gastando energía inútilmente.


La confianza en el asegurador es muy importante pues nos infundirá seguridad si es alguien preciso en el momento de tensar la cuerda o proporcionarla al momento de mosquetonear. Es muy importante que al escalar, el asegurador pueda vernos a medida que subimos para estar atento a cualquier posible vuelo o problema durante el ascenso.

Miedo a volar

El primer obstáculo al iniciarnos en la escalada en punto rojo es el miedo a volar o caer. En el momento de mosquetonear y dirigirnos al siguiente bolt, escalaremos esa porción sin protección y significará un momento de vuelo libre hasta que la cuerda tense y absorba el impacto. Si la distancia entre los dos bolts es de 1 metro y no logramos mosquetonear y caemos, caeremos la distancia de la cuerda libre más la misma distancia a partir de la última cinta colocada. Es decir, en este caso serían 2 metros. He ahi el miedo natural a volar.

Es importante escalar dentro de nuestro rango para poder lograr un ascenso exitoso sin demasiado estrés. Igualmente es útil ver a otros escaladores subir en punto rojo para acostumbrarnos a ver volar y que nuestro cerebro comprenda que es seguro.


Una manera de lograr esto es escoger una ruta de aprendizaje donde los vuelos puedan hacerse a buena distancia de la cara de la roca y volar, una y otra vez para que nos acostumbremos y poco a poco vencer el miedo. Igualmente cuando lo logremos, necesitaremos tiempo de adaptación luego de lapsos largos sin escalar en punto rojo para recuperar la costumbre, y contrario a lo que parece, el punto rojo es emocionante, lleno adrenalina y de concentración, control mental y sobre todo es altamente adictivo. Luego de ingresar a este mundo será difícil que disfrutemos de las escaladas en top rope como antes.

Mosquetonear

Héctror Roldán mosquetoneando en Jalapa. Foto por: Manuel Vanegas.


Debemos ser precisos y rápidos al colocar el mosquetón en la oreja o hanger, tan precisos como cuidadosos de hacerlo en la forma adecuada considerando la dirección en que escalamos. Esto significa que la puerta del mosquetón en donde pasa la cuerda debe estar orientada en dirección opuesta a la trayectoria que llevamos, es decir, si luego de hacer clip o mosquetonear, nos dirigiremos a la derecha, la puerta del mosquetón inferior deberá estar hacia la izquierda, esto evitará que al caer, la misma cuerda abra el mosquetón.


Una vez ingresado el mosquetón en la oreja procederemos a ingresar la cuerda en el mosquetón inferior de la cinta. Este momento es de mayor tensión pues contamos con mayor cuerda libre que cuando alcanzamos la oreja, esto significa que si caemos, la caída sería aún mayor. 

Al ingresar la cuerda al mosquetón debemos tener cuidado de hacerlo en el sentido correcto, esto es, dejando la parte amarrada al arnés hacia afuera y el extremo que va al asegurador por detrás del mosquetón.

Si dejamos la cuerda de manera inversa, al caer, tendremos muchas probabilidades de abrir automáticamente el mosquetón y hacer que la cuerda se salga del sistema, volando hasta la cinta anterior. Y si en esta cinta, la cuerda estuviese mal colocada también, volaríamos de nuevo. He aquí la importancia de estar conscientes de la posición del mosquetón, la colocación de la cuerda y la relación de esto en cuanto a la trayectoria que llevamos al escalar. Se debe practicar una y otra vez hasta que todo esto sea casi un reflejo. 


Es recomendable escalar en top rope colocando las cintas como práctica, o bien leer bien la ruta desde la base considerando en qué lado del arnés llevaremos las cintas y cómo hemos de colocarlas. Luego de esto, es beneficioso escalar en "punto rosado" o "pink point", lo cual no es más que ascender una ruta que ya tiene las cintas pre-colocadas, siendo únicamente necesario ingresar la cuerda en los mosquetones inferiores.

La importancia de concentrarse

Héctor Roldán escalando en punto rojo en Jalapa. Foto por: Manuel Vanegas.

Si no nos concentramos correctamente, haremos movimientos innecesarios, seremos ineficaces y por ende, gastaremos más energía. Igualmente el nivel de estrés es mayor y por naturaleza nos llevará a respirar de manera incorrecta, acortando la respiración y haciendo que ingrese menos oxígeno a nuestro sistema. Todo esto en conjunto hará que nos cansemos rápidamente y nos sujetemos a las presas con más fuerza de la necesaria. Los lugares de descanso deben ser considerados al leer la ruta pues necesitaremos hacer paradas durante el ascenso. Dichos descansos corresponden a posiciones en la roca en las cuales necesitamos menos energía aún para sujetarnos a la roca.

Un tiempo diferente para cada persona

El escalar en punto rojo debe ser una decisión personal, libre y sin presiones. Es necesario contar con un compañero(a) de escalada que nos infunda seguridad y confianza, igualmente que nos instruya en cómo controlar el miedo, respirar correctamente y la manera correcta de asegurarse en la reunión al final de la ruta. Este último procedimiento es crítico y explicarlo online podría significar más confusión que aclarar dudas. Cada quien enfrenta las presiones y el estrés del punto rojo de distinta manera, pero no se debe de olvidar que el objetivo es divertirse. Si escalar comienza a ser una tortura para nuestro compañero(a) de escalada o para nosotros, es necesario recapacitar y corregir lo que sea necesario.

Al final descubriremos que escalar en punto rojo es adictivo y querremos hacerlo la mayor cantidad de veces posible sin tener que recurrir al top rope.


XplorandoGuatemala.com