Los viajeros (introducción a la exploración 1 de 3)

19 de Julio 2015

¿Por qué viajas? La conducta de los viajeros tiene raíces ancestrales y todos los viajeros tienen cosas en común. Hay quienes viajan y quienes no. La respuesta está en la historia. Viajar es necesario, no todos somos iguales.

No todos los viajeros son iguales.

No todos los viajeros son iguales.

Actualmente viajar es sinónimo de vacaciones, aviones y buses turísticos. Tiene sentido pero NO es viajar, es una variación del concepto como actitud natural e inherente en el ser humano. Viajar es explorar, es necesario para la vida humana y aunque ahora podemos clasificarlo como un placer, es una herencia directa de una necesidad humana.

El ser humano era nómada

Esto significa que se trasladaba de un lugar a otro sin permanecer mucho tiempo en ningún sitio, no tenía vivienda fija y se movía constantemente buscando mejores fuentes de comida: mejores condiciones de vida. Sí, el nómada sería la raíz primitiva del viajero: el nómada viajaba. O si lo prefieres, el viajero itinerante es un sucesor del nómada.

No hablamos de viajar por placer

Hablamos de la actitud del ser humano de viajar, ir a lugares nuevos motivado por una necesidad interior, una huella ancestral.


Mejora de vida

Cuando el ser humano encontró lugares idóneos para vivir y además aprender a cultivar, se estableció y dejó de ser nómada. Pero años de una forma de vida dejaron una huella en nuestros genes que nos lleva a actuar de cierta forma, como el instinto cazador. Como cuando ves un acuario y sientes deseos de capturar peces aunque tengas ya tu comida... recuerda que el instinto de captura es una huella del instinto de cazador.

Todos estos instintos no son primitivos

Aunque parezca discutible su antiguedad o modernidad, son útiles aún en nuestros días. Claro que en algunas personas estos instintos son más fuertes y en otras casi imperceptibles y así va el camino a la especialización.

Así como hay personas con una facilidad innata a negociar, hay otras especializadas para viajar. Ahora está más claro. Viajero no es solo el que viaja (sea por placer o no) sino el que por razones naturales siente un constante impulso interno por ir a nuevos lugares.

El ser humano expande sus lugares de vivienda por necesidad, pero los viajeros y exploradores son quienes buscan nuevos lugares para conocer solo por la necesidad natural que llevan sus genes. Esta curiosidad se satisface temporalmente al encontrar lugares hermosos, pero no es una satisfacción permanente. Pronto el viajero (y más el explorador) sentirán de nuevo la necesidad de viajar, ir más lejos.

Así que podemos de forma básica (en este contexto) decir que hay dos tipos de viajeros: el que nace siéndolo y el que aprende a viajar como estilo de vida o recreación. Seguimos con esto en la segunda parte.