Incendios forestales: Acatenango ha cambiado

29 de Junio 2015

El año es 2,006, estamos iniciando el dichoso verano y con esto sus vacaciones. También se escucha el eco de noticias de incendios forestales pero son acalladas por los anuncios de balnearios, playas y piscinas. Un incendio siempre es penoso en cualquier lugar, y ahora lo es más… ha tocado al volcán más hermoso de Guatemala.

Ambas fotos son de la parte alta del Volcán Acatenango, escoge cuál panorama prefieres. Ninguna ha sido alterada digitalmente.


Ambas fotos son de la parte alta del Volcán Acatenango, escoge cuál panorama prefieres. Ninguna ha sido alterada digitalmente. Es marzo 2,006, y luego de aproximados 15 días de un continuo incendio, el panorama de este característico volcán ha cambiado.


Casi la totalidad de montañistas que ha subido hasta la cima de todos los volcanes de Guatemala, concuerda en que Acatenango se los come a todos. Es sencillamente un lugar sin comparaciones en cuanto a su belleza en fauna y flora. Sus bosques húmedos resguardan en tiempo de calor a los montañistas.

Muchos de sus árboles han protegido a muchos que subimos frecuentemente por sus senderos, también han visto pasar a quienes se inician en su primer ascenso, y claro, han visto pasar por primera vez a los grupos que luego de visitarlo, deciden quedarse en el mundo de las montañas.

Muchos de ésos árboles cuentan historias… De en qué puntos te sentaste a descansar, las señas en los senderos que se dividen… las historias del punto en que “sencillamente ya no aguantaba la banda”… pero muchos de ésos árboles ya no estarán.

Un incendio ha hecho cambiar el panorama del volcán y tomará mucho tiempo en recuperarse. El dramatismo siempre parece tal cuando es sobre algo que no nos importa tanto, pero a veces es necesario que se vea afectado un icono representativo como este volcán, para que finalmente algunos ajenos al tema, se sorprendan al ver una cima antes verde, arder en rojo como si fuera una erupción.

¿Por qué se inician los incendios?

La sequía es el factor primordial que expone a los bosques. Aparte de esto, los rayos y el intenso calor, combinado con objetos como el vidrio de botellas, puede servir como lente de aumento e iniciar un fuego en un lugar seco. Y por último, quizás lo más frecuente: la mano del hombre que utiliza los terrenos para siembras.

Algunas veces es justificable, pues algunas semillas necesitan un fuerte fuego para poder germinar luego de tal evento, otras veces sencillamente el terreno se convierte en un lugar estéril… las razones son sencillas.

Captación de agua

Los bosques consumen agua, pero son los responsables no solamente de la purificación del aire y producción de oxígeno. También hacen que la humedad permanezca en un área y su sombra hace posible que otras especies puedan subsistir. Los pinos, especie abundante en una sección del Acatenango, poseen hojas delgadas que evitan la evaporación del agua, manteniéndose verdes constantemente. Otros árboles, de hojas grandes, se deshacen de ellas para evitar perder agua, pero dichas hojas, una vez en el suelo, tienen la función de manto preservador, que en definitiva, protege al suelo y evita que pierda su humedad, a la vez que sirven de abono orgánico para otras especies o para el mismo árbol.

Guardianes del bosque

Son precisamente los árboles de madera dura los que son más resistentes a los incendios, otros, como los pinos, pueden representar problema… solo el recuerdo de sus “piñas” trae a la mente lo buenas que son para iniciar fogatas.

Fórmate una idea de un incendio

Es sumamente difícil de apagar… El calor seca los alrededores y los convierte en material para aumentar su recorrido de fuego.  Muchos pobladores que participan en labores de combate de incendios, como crear anillos alrededor del área, quemarlos de forma controlada, y así impedir que el fuego principal avance, son verdaderamente personas comprometidas con la naturaleza y también valientes. He visto incendios desde la carretera y tristemente, ya tuve la experiencia de estar cerca de uno… es prácticamente imposible respirar, si no es por el humo, es por el calor… La temperatura sube abruptamente y caminar en los alrededores de convierte en una hazaña.

Haz tu parte

En definitiva, los cuidados que podemos tener en el bosque, son lo mejor que podemos hacer. No golpees ni hieras a los árboles con machetes o cuchillos sin necesidad. No dejes basura de ningún tipo, sé “arrecho(a)” y baja de la montaña lo que sea que subas. Ayuda a difundir la conciencia sobre la naturaleza y rompamos con la mala tradición que nos dejaron los muchos antepasados (estudios revelan una historia de agotamiento de tierras).

Viaja y conoce

Nadie aprecia lo que no conoce. Viajando conocerás los lugares de los que hablamos y nacerá o crecerá tu conciencia al respecto de la naturaleza. Que las noticias y campañas de concientización no sean anuncios que se pierden en el aire.
Recuerda que nadie quiere viajar a un lugar seco, y que la tarea de reforestación en un lugar árido es sumamente difícil, lleva mucho tiempo y es el producto del esfuerzo de muchas personas y muchos años...

No lo arruines con la cobardía de patear o cortar un arbusto que crece… mientras caminas por un sendero que de seguro nunca te atreverás a cruzar de nuevo porque talvez no perteneces a la montaña. La conciencia de la naturaleza se inculca, es educada y se alimenta con la simple observación… No seas ajeno a tu ambiente… recuerda que muchas personas en nuestros campos, cortan e incendian los mismos bosques que de una manera u otra, son la fuente de su alimento, madera o sistemas de captación de agua.

Explorador

Escríbenos

Envía tus comentarios / Consulta nuestros tours, descubre experiencias de viaje en Guatemala.
*
@
*

Lee más publicaciones de: Curiosidades