El explorador (introducción a la exploración 3 de 3)

16 de Junio 2015

Es un viajero élite todo terreno que disfruta la aventura y condiciones que ponen a prueba su resistencia y mente. Su principal afán es encontrar lugares poco conocidos, idealmente aislados, vírgenes.

El explorador (introducción a la exploración 3 de 3)

El explorador ve un mundo distinto: hay que mantenerse en movimiento. Sus habilidades le permiten sobrevivir y movilizarse en lugares poco amigables y retornar sin dejar huella o al menos poca evidencia de su visita.

Ya discutimos en las notas anteriores sobre el viajero, el montañista-trekker y el explorador. Éste último captura la atención de estudiosos de psicología y biología. 

El explorador en la ciudad

Puede desempeñarse en diferentes profesiones, tanto afines a su pasión natural como diferentes. Sin embargo será visto como un espécimen raro por sus aficiones que lo atraen a experiencias, deportes y viajes de riesgo o de pura resistencia. Al igual que el montañista puede haber sinfin de profesiones pero se destacan las de tipo intelectual. 

El explorador ha sido estudiado para descubrir sus rasgos. Se ha determinado no solo la presencia de mayores índices de testosterona (hormona que influye en la competitividad) así como también hormonas de crecimiento. Sin embargo estas no solo motivan la actividad sino también son producto de la misma. El deporte extremo estimula su producción. Es en el área psicológica donde se encuentran más claros distintivos del explorador.

A diferencia del montañista, el explorador prefiere grupos pequeños para viajar, incluso se inclina por viajes en solitario. Busca no solo afinar sus capacidades de supervivencia sino también disminuir la dependencia hacia otros, esto se traduce en una constante búsqueda de autosuficiencia.

Por favor no me busquen :)

El estudio de casos de exploradores perdidos que han sobrevivido experiencias extremas expone su deseo de encontrar la salida a sus problemas, sobrevivir, y no buscan precisamente ser rescatados sino buscan cómo solucionar el problema desde su propia perspectiva. Tienen alta tolerancia al dolor, cansancio y soportan muy bien el aislamiento, mucho mejor que el montañista y no digamos que el viajero.  Este es un punto muy importante: en los manuales (y realidad) de la supervivencia se habla claramente que luego de buscar comida y satisfacer las necesidades básicas, quienes se pierden en la naturaleza encaran la dura tarea de luchar contra la soledad, la cual puede provocar pánico, locura o incluso el suicidio. El explorador lo intuye... lo sabe...

El motor de la motivación es un mecanismo que el explorador tienen activo de forma innata. De forma sencilla podemos describir que cuando encaramos ante una situación tenemos el reconocimiento de la misma, el planteamiento de la estrategia, tomar la decisión de actuar y ponerse en marcha. La puesta en marcha es un concepto que se estudia en psicología de por qué y cómo hay quienes dudan, vacilan y otros aunque sepan que habrá dolor o duras pruebas... simplementa actúan. Esto puede ser entrenado como también puede ser nato.

En términos sencillos tiene qué ver con la interacción o bloqueo de ciertas partes del cerebro de forma selectiva (en especial la corteza). Ha sido estudiado extensamente en la escalada en roca donde físicamente el cuerpo manifiesta de forma natural el deseo de DETENER toda actividad para preservarse (la inconfundible sensación que provoca el nervio que recorre nuestro vientre por ejemplo, la sudoración y la baja de actividad), mientras que la mente sabe, reconoce la tarea y pone en marcha la maquinaria para actuar, sobreponiéndose a los instintos naturales de conservación y de pronto el cuerpo que incluso puede llegar a manifestar cansancio previo a la actividad (como negación a participar) de pronto se activa.

Este es el aspecto más notable del explorador: sobreponerse a la adversidad de forma diferente . Es un largo camino en tres mundos resumidos. Explorar no es precisamente un deporte, viajar no es una costumbre. Aunque viajar cómodamente puede ser educado, aprendido, realmente la exploración y la vida de viajero tienen raices en nuestro pasado y por ello tenemos impulsos naturales que nos llevan a buscar nuevos horizontes.

XplorandoGuatemala.com